La educacion sentimental en niños

La educacion sentimental en niños. En la educacion infantil, frases como “no llores” o “no estés triste” no ayudan a que los niños conecten con sus emociones ni  que encuentren una solución. En nuestras manos está ayudarles a que puedan usar sus recursos para cambiar su comportamiento. Os contamos cómo.

La alegría, la tristeza, la rabia y el miedo son las cuatro emociones basicas que sentimos todos los humanos. Son una respuesta física del organismo a estímulos externos (la oscuridad o la música) o internos (hambre o dolor físico).

la educacion sentimental

la educacion sentimental

La educacion sentimental

Posiblemente existe una quinta emoción básica pero aquí no hay consenso; diversos autores defienden el asco, pero otros el amor o la sorpresa.De la combinación de las básicas surgen las complejas: un sinfín de emociones tan cotidianas como el orgullo , la envidia, la ilusión o la frustración. Lo primero que debemos explicar es, que son las emociones en niños básicas, posteriormente, poco a poco, podemos introducir los sentimientos más complejos y matizados. Es importante no ir demasiado deprisa al presentar los sentimientos complejos. Nombrar e identificar las emociones es el primer paso para saber como manejar las emociones y gestionarlas. Por esa razón los especialistas recomiendan no negarlas ni reprimirlas.

Consejos tan utilizados como “no llores” o “no estés triste” no ayudan a que el niño conecte con su malestar ni que encuentre una solución positiva. Es más recomendable que el niño se pregunte qué siente, descubra que lo que siente es tristeza y encuentre, con nuestra ayuda, una solución para disminuirla. Es importante transmitir que las emociones de los niños no son definitivas, son momentáneas y que si el niño tiene recursos puede cambiar sus comportamientos. Además, los niños no son una emoción, son personas complejas que sienten una gran variedad de emociones y no es positivo para ellos etiquetarlos con una sola.

Un niño no es celoso, sino que siente celos. Este matiz es vital para no etiquetar a los pequeños y darles un mensaje más esperanzador y positivo. Un mensaje que incorpora una posibilidad de cambio, de mejora. Razón y emoción no son dos entidades separadas que se pueden activar  o desactivar a voluntad. Todo lo contrario. La interacción entre la parte encargada de las emociones (amígdala) y la zona responsable del pensamiento racional (córtex) es constante y existen más vías de amígdala hacia el córtex que a la inversa, así que las emociones lo tienen muy fácil para influir en nuestros pensamientos. La razón lo tiene más complicado para manejar al “corazón”. Así que es primordial que la educación emocional tenga un papel protagonista en el desarrollo y la educacion en niños desde los primeros años de vida.

El trato con los adolescentes: Estos cambios durante la adolescencia físicos y psicológicos que la persona vive como un periodo de crisis y cambios constantes, es obvio,  que dificulta la gestión de las emociones. ¿Cómo ayudarles? Los mismos consejos que ayudan a los más pequeños también valen para los adolescentes, ajustándolos  las necesidades de su edad. Se trata de ayudar a mejorar la consciencia de educacion emocional escuchándole activamente o promover el desarrollo de la empatía. No se debe recurrir constantemente a los castigos y es preferible pactar las normas que se consideren e implicar al adolescente para que las cumpla.

Valores en educacion

Valores en educacion

Además se debe dejar muy claro de antemano la consecuencia de incumplir la norma, eso hará que se responsabilice y así madurará emocionalmente. “La clave que permite a una persona acceder a las emociones de los demás radica en su capacidad para captar los mensajes no verbales”. El desarrollo de la empatía le ayudará a ponerse en el lugar del otro y, como consecuencia, aprenderá a gestionar mejor sus propias emociones.

Algunos de los consejos para padres en los problemas emocionales, es no poner nunca nombre a las emociones. El primer paso es identificar las emociones y que el niño sea consciente de cómo éstas se manifiestan en su cuerpo. Para ello será de gran ayuda libros y cuentos.

Identificad situaciones reales. Ayudad al niño a que sea consciente de las emociones que ha aprendido en situaciones reales y cotidianas.

No pongáis etiquetas. Es muy importante cuidar nuestro lenguaje. Sustituid frases como “eres un celoso” por otras del estilo “ahora sientes celos”. De esa manera transmitimos que la emoción so es definitiva y que con recursos, el niño podrá gestionarla y mejorar su bienestar.

No ignoréis las emociones. Son inevitables. Hay emociones que nos hacen sentir bien a nosotros y a los que nos rodean y tenemos que contribuir a que se repitan. Pero hay otras que nos hacen sentir mal y, si no las gestionamos bien, nos dañamos a nosotros y a los demás. Es entonces cuando tenemos que guiar a los más pequeños para que sus comportamientos sean más positivos. Dar ejemplo.

Algunos de los trucos para superar las rabietas de los más pequeños es de no ceder a reforzar su calma cuando la demuestre. Las pataletas pueden aparecer a partir de los 2 años. Son la expresión máxima de una emocion basica en niños: la rabia. Se dan ante la negativa de los padres hacia algo que el niño quiere, ante un sentimiento de frustración o una necesidad de autoafirmación. A estas edades, es difícil que los niños conecten con sus emociones por sí mismos, así que los especialistas recomiendan seguir estos pasos:

  • ¡No perder la calma! Aunque en ocasiones resulte difícil: No gritar ni enfadarse.
  • Asegurarse de que no se puede dañar con nada que tenga alrededor.
  • No ceder ante lo haya causado la rabieta.
  • No reforzar esa conducta. Decirle claramente que cuando pare de gritar y patalear podréis hablar y encontrar una solución.
  • Cuando esté más calmado, no reñirle. Reforzar esa conducta positiva acompañándole y mostrándoos cariñosos, para que pueda clamarse.
  • Explicarle que la pataleta no le ha ayudado a conseguir nada. Tienen que entender que las próximas veces actuaréis igual y buscar juntos una solución.

Cuando los niños crecen, a partir de los 3 años y hasta los 7 como controlar emociones resulta de gran ayuda practicar y tomar como referencia los pasos de personajes de cuentos infantiles será de gran ayuda para que gestionen mejor sus emociones y las rabietas disminuyan.

Ya sabes, si sigues todos estos consejos que os hemos dejado de gran ayuda, tus hijos tendrán una educacion sentimental adecuada y se conviertan en niños más seguros y  responsables.

Déjanos tus comentarios